Puestos a mejorar nuestra red, es inevitable analizarla desde el punto de vista de la seguridad. No ya por el simple echo de garantizar la navegación de nuestros clientes, también por el tráfico interno que se genera cuando se producen vulnerabilidades, infecciones o ataques.

En el 2018, un tercio de los españoles se vieron afectados por algún tipo de ataques. Lejos de mejorar, a principios de 2019 se produjo la que fue la mayor brecha de datos de la historia, involucrando a 2.200 millones de direcciones de correos electrónicos (según datos de la Agencia Española de Protección de datos). Durante esa misma época del año, un incremento en los ataques DoS pusieron en jaque a los principales operadores de transporte del país, afectando a ISP y usuarios finales.

 Es por ello que los operadores tienen un fuerte papel a nivel de seguridad de infraestructura y comunicaciones con sus usuarios. Cuando un operador pone foco en la seguridad, obtiene como resultado un uso mas eficiente de su infraestructura de transporte y por supuesto, un mejor servicio para su cliente final, dotándolo de una salida a internet segura y confiable.

Los principales ataques a los que nos podemos ver sometidos entre otros muchos, son:

  • Escaneos de servicios para extracción de información.

  • Ataque DoS / DDos.

  • Malware, virus y troyanos.

  • Ataques que tienen como objetivos, nuestra infraestructura de red.

Actualmente la tendencia es clara, los operadores van a tener que hacer frente a situaciones de seguridad cada vez más comprometidas. El uso cada vez mas acentuado de redes sociales, la proliferación de dispositivos IoT y escasa seguridad de las que dotan algunos fabricantes sus dispositivos, hacen necesario un análisis de situación y posterior intervención de nuestras redes a nivel de políticas de seguridad.

Para ello, se deberán acometer mejoras a nivel de:

  • Visibilidad de servicios en la red.

  • Seguridad Capa 7.

  • Detección de exploits y vulnerabilidades de equipos.

  • Hackeo de dispositivos.

  • Mitigación de ataque que tengan su origen en nuestra red (Threat Prevention)

  • Automatización y mitigación de ataques (actualización activa de nuevos ataque y bases de datos actualizadas de vulnerabilidades)

Como consecuencia, los pasos a seguir deberían ir encaminados a un análisis en profundidad de los servicios, así como de las vulnerabilidades que estos puedan presentar. Esto dará como resultado una orden de actuación para adoptar medidas de segurización y protección de los mismos.

Como ya sabéis, todos los sistemas presentan fallos de seguridad en alguna medida; nuestra labor desde Codipro es saber tomar las decisiones correctas basándonos en dichos análisis, para así minimizar al máximo posible dichas brechas. La adopción de las políticas de seguridad correctas y un estrecho seguimiento de las mismas, harán que nuestras redes sean seguras y confiables, por lo que te invitamos a conocer nuestro Servicio de Gestión Integral de Red que ofrecerá una gran cobertura a la medida de tus necesidades.

En Codipro estamos disponibles para atender todas las dudas que tengas respecto a las mejoras de seguridad de tu red y estaremos encantados de asesorarte en el proceso.

Quiero reforzar mi red